Roberto Innocenti en el 34º Congreso Ibby en México

Roberto Innocenti asiste estos días al 34ª Congreso Internacional de IBBY que se celebra en Ciudad de México. El viernes participará en una mesa de diálogo posterior a la conferencia titulada "La literatura, un espacio en el que todos podemos reconocernos". En vísperas de esa sesión, el ilustrador ha mantenido un encuentro con lectores en el Anfiteatro Simón Bolívar del antigo colegio de San Ildefonso, organizado por la UNAM.

 

Con el lema "Narrar con las imágenes", Innocenti ha compartido sus recuerdos de infancia, experiencias de su amplia trayectoria artística marcada por el compromiso con la libertad, y anécdotas sobre el proceso de elaboración de los libros que ha ilustrado, desde "La historia de Erika" hasta "La niña de rojo", pasando por "Las aventuras de Pinocho", "La casa" o "Canción de Navidad", entre otros títulos.

"Desde niño miraba los libros ilustrados y aquellas imágenes que los ilustraban, si bien no eran del todo maravillosas, sí se me quedaron para toda la vida en la cabeza, todavía las tengo como imágenes fijas que no se van; están grabadas como nada más se me ha quedado ahí".

"El nivel cultural de mi país era bastante bajo entonces, pues primero había estado el fascismo y luego la II Guerra Mundial, y tras todo, eso la miseria. Nací en Bagno a Ripoli, localidad muy cercana a Florencia, y durante mi adolescencia trabajé como obrero en una fundición de acero".

"Yo no me considero el mejor ilustrador ni nada por el estilo; soy el último de una escuela a la que no me inscribí pero que sí presencié porque estaba a mi alrededor, en Italia y en Estados Unidos y en el mundo entero. Es decir, la escuela de los grandes ilustradores de todo el orbe".

"Esto de parecernos más a los escritores quiere decir que somos también autores, gran parte de nuestro trabajo -de hecho- es inventar. Es utilizar la fantasía para mover al lector. Yo prefiero la ilustración porque yo cuento historias a los demás, a un público que yo no sé quienes son, que pueden estar en cualquier parte del mundo. Y esto lo encuentro muy interesante".

"La otra cosa de la ilustración es que yo considero que se parece mucho más a la escritura, al trabajo de escritor de un libro. Se parece más a eso que a ser pintor porque a mí me gustaba mucho dibujar desde que era niño. Yo no fui a una escuela de dibujo particularmente, sino que entendí que dibujar se aprende dibujando".

"Somos un poco autores cuando ilustramos un libro que ya está escrito también, porque es como ser un director de cine: uno tiene el tema ahí puesto pero después uno puede inventar lo que sea porque hay que volver a narrar la historia".

"Haciendo una ilustración yo también me divertí, porque en algunos momentos también nos convertimos en autores".

 

Algunas de las obras de Roberto Innocenti forman parte de la exposición colectiva "Trazos que cuentan, colores que narran", incluida en el programa del 34º Congreso Internacional de IBBY.

Otros participantes en las jornadas son Piet Grobler, que interviene en la mesa de diálogo posterior a la conferencia "Inclusión de la literatura infantil y juvenil"; y Gusti, que conversará con otros invitados al coloquio que seguirá a la charla titulada "La literatura como una casa hospitalaria". Además, se entregarán los diplomas a las obras incluidas en la Lista de Honor IBBY 2014, entre los que figuran la edición en gallego de "Contos por teléfono", de Gianni Rodari, que fue seleccionado en la categoría de traducción por el trabajo de Carlos Acevedo.

FUENTE:
kalandraka.com
La ilustración se parece más a la escritura: Roberto Innocenti” (Notimex)


Videos