23 June 2016 0 Publicado en noticias

Marisol Misenta, conocida como Isol, publicó “Abecedario a mano”. La dibujante y escritora argentina concibió un experimento artístico para los más chicos.

En Abecedario a mano , la ilustradora Isol compone un experimento artístico entre letras, imágenes y palabras para los más chicos. Allí, lejos del abecedario tradicional –un sustantivo, un dibujo–, lo que aparece es el universo de una autora integral que busca “encontrar alguna asociación poética, divertida, tal vez conmovedora”.

Ganadora en 2013 del prestigioso premio Astrid Lindgren (el Nobel de la literatura infantil y juvenil), Marisol Misenta, Isol para todos, es una de las plumas narrativas más aplaudidas, portadora de un imaginario de textos y dibujos filosos, absurdos y volátiles, marcados por un registro en el que la ternura se mezcla con un tono sarcástico, por momentos duro, por otros dulce como los trazos despejados de su plástica.

Isol representa eso que se conoce como autora integral, pues además de dibujar, escribe. Y también canta y compone: con el grupo Sima cristaliza otra de sus vetas al frente de la voz y las letras. Algunos de sus libros ya se han convertido en clásicos, como Petit el Monstruo , El menino o Cosas que pasan .

Ahora su obra atiende al mundo de los más pequeños con un “abecedario caprichoso, un juego”, que comenzó con el dibujo de una letra, luego con el de una imagen que la acompañara y finalmente con una palabra que funcionó como nexo. “¡Uy, qué susto!”, para la U; “¡Wow!” para la W.

En realidad, estos dibujos realizados con pincel, tinta china y recortes que llenaron de color esos trazos vienen de una muestra que realizó en la porteña Galería Mar Dulce, y que surgió de la búsqueda de argumentos para dibujar: “Tener un marco conceptual como ABC es como tener las reglas de un juego en las que después tenés que ver cómo ingeniártelas para ganar”.

Un arte en sí

“Dibujar letras es un arte en sí –dice la artista–, los orientales trabajan la caligrafía como una forma de meditación, y realmente si uno no está pendiente de la letra como herramienta para referir a otra cosa, el mero hecho de dibujar esas líneas es un placer: elegir con qué instrumento hacerlo, tamaños, estilos, líneas curvas o rectas. Las letras en sí son hermosas. Desde los egipcios pasando por fenicios y romanos, nuestras letras latinas son formitas con mucha historia”.

–Primero dibujaste letras, luego imágenes y finalmente uniste con palabras. ¿Qué te supuso ese desafío creativo?

–Tengo la fe del ilustrador: siempre hay un nexo entre el texto y la imagen, aunque no se ve a primera vista. En todo caso, el cerebro del lector lo encontrará. A mí me resulta un desafío estimulante. Es increíble la cantidad de asociaciones que se dan con solo una letra y un dibujo para armar frases.

– ¿Cómo pensás tus libros?

–Me moviliza tener algo que contar, sea a través de las imágenes o del texto, algo que si me pongo en un lugar de espectadora me parezca divertido, interesante y no previsible. Puede ser divertido y triste, puede ser tosco y delicado a la vez, esos contrastes son muy atractivos. Trabajo con elementos y asociaciones que son bastante abiertas y pueden disfrutarse desde pequeños. Los niños son muy curiosos y ponen más atención que muchos adultos.

–¿Cómo se elige un libro ilustrado?

–Igual que cualquier otro: por gusto, atracción, empatía, por adelantarnos a un placer futuro cuando lo hojeamos. Los libros álbum se dejan leer en una mirada rápida como para ver si nos atrapan o no. En mi caso, algunos me atrapan por sus resoluciones plásticas, otros por su texto, y la perla negra es encontrar el que juegue con estos lenguajes para contar algo que me emocione.

–¿Libros como “Abecedario a mano” requiere una mediación entre niños y adultos?

–No lo sé. En todo caso, debe tener algo de juego y cierta pausa porque es un libro de imágenes, un poco poético. El disfrute me parece que pasa por el uso del abecedario como puntapié para asociaciones varias, y que el libro inspira a seguir inventando en ese camino. Sé que algunas palabras no son tan comunes, y me gusta no temerle a eso; un nene pregunta mucho más que un adulto, no tiene por qué saberlo todo, y así aprende y crece.

Abecedario a mano
El nuevo libro de la ilustradora argentina, publicado por la editorial Fondo de Cultura Económica, es un abecedario caprichoso, que nace del juego de dibujar letras. Isol creó cada imagen y pensó en una frase que uniera letra y dibujo.

Fuente: lavoz.com.ar

21 June 2016 0 Publicado en noticias

Del 15 al 31 de julio, Colombia será el país invitado de honor de la Feria del Libro de Lima.

 

Durante 17 días, lo mejor de la literatura colombiana recorrerá la capital del Perú para encontrarse con el público lector de ese país.

Del 15 al 31 de julio, la 21ª versión de la Feria Internacional del Libro de Lima (FIL-Lima) llevará como invitado de honor a nuestro país, que desembarca en esa ciudad con una delegación de 42 editoriales, montajes teatrales y musicales y 34 escritores destacados.

Aunque Colombia y Perú sean países vecinos, la feria es la oportunidad para generar “mucho espacio para conocernos mejor”, según afirmó Néstor Potolizio Bardales, embajador de Perú en el país.

Por su parte, la ministra de Cultura de Colombia, Mariana Garcés, dijo en la presentación que la FIL-Lima “es una ventana más para todo el campo editorial y la capacidad de divulgación de los escritores colombianos”.

Entre los representantes de las letras nacionales se encuentran (como aparecen en las fotos, de arriba abajo, empezando por el lado izquierdo): Carolina Sanín, célebre cuentista y académica a nivel internacional; Ivar Da Coll, ilustrador de libros infantiles;Juan Gabriel Vásquez, Premio Alfaguara de Novela en el 2011; la novelista y ganadora del premio Alfaguara 2004, Laura Restrepo; la poeta María Gómez Lara, quien obtuvo el Premio Loewe de Poesía del 2014 en España, y el cronista Alberto Salcedo Ramos.

Colombia será protagonista de cuatro ejes temáticos que incluyen conferencias y presentaciones, con títulos como: ‘País narrado’, ‘País leído’, ‘Colombia: país de la guerra a la paz’ y ‘Colombia: un país de poetas’.

Además, todos estos temas quieren hacer énfasis en las literaturas infantil y juvenil, géneros que, según Enrique González, director de la Cámara Colombiana del Libro, han generado un público muy sólido.

Como si fuera poco, el teatro, la música y la danza de nuestro país también buscan llegar al público peruano.
Así, la obra Labio de liebre, dirigida por Fabio Rubiano, una de las piezas más representativa del teatro contemporáneo nacional, se presentará el 20 y el 21 de julio en el Gran Teatro de Lima.

Además, la Orquesta Nacional Sinfónica de Colombia interpretará las músicas locales del Pacífico colombiano.
José Carlos Alvariño, director de la Comisión de Ferias de la Cámara Peruana del Libro, informó que espera una asistencia aproximada de 500.000 personas.

“Las ferias son una forma de acercar el libro y el escritor al lector y son muy importantes, por eso estas ferias nunca desaparecerán aunque los libros sean digitales”, añadió González con respecto a la importancia de fomentar estos espacios internacionales.

Para completar la agenda, Colombia llegará a la capital peruana con la herencia de Gabriel García Márquez (representado en la foto central) con la exposición Gabo viajero: una muestra fotográfica de 21 viajes que hizo el Nobel por el mundo y que se presentará por primera vez fuera del país.

Fuente: eltiempo.com

21 June 2016 0 Publicado en noticias

Y entonces le hice la pregunta insoportable: De todos los libros que has publicado, ¿cuál es tu favorito? Toño titubea. Insisto: Ya sabes, ¿cuál salvarías del fuego?, ¿cuál te llevarías a Marte? El ganador del XI Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil no responde, le da vueltas, me dice que no puede… que depende… que… “¿podría un padre elegir a qué hijo salvar del fuego?”.

Se sale con la suya. 

Pero como tiene una prole muy grande, logramos que por lo menos me diga cinco; y cambiamos rápido de tema porque ya va a empezar a mencionar más.

He aquí los cinco libros favoritos de Toño Malpica de Toño Malpica: 

1. Las mejores alas (Castillo, 2001), porque fue el primero, ganó un premio y lo hizo entrar a la LIJ. 

2. La saga de El libro de los héroes (hace trampa porque esta saga abarca CINCO libros, tres hasta ahora publicados: Siete esqueletos decapitados, Nocturno Belfegor, El llamado de la estirpe; Océano, 2009, 2011, 2014) porque es su proyecto más arduo, más complejo, con un protagonista, Sergio Mendoza, que ha crecido mucho. Además, son los libros que reciben comentarios más entusiastas de sus jóvenes lectores.

3. Margot, la pequeña, pequeña historia de una casa en Alfa Centauri (Norma, 2011) porque le trajo reconocimiento y proyección internacional.

4. Billie Luna Galofrante(Norma, 2008) porque es su libro más personal, toca temas que le apasionan, como el jazz. Los comentarios más entusiastas que recibe de los lectores, después de El libro de los héroes, son de esta novela.

5. Ulises 2300 (Ediciones SM, 2003) porque fue su primer premio fuerte y lo escribió sin ningún tipo de presión, con un tono que todavía le gusta. Aunque luego corregiría muchas cosas, lo escribió “de una sentada”.

 

LOS LIBROS DE TOÑO. HOMENAJE.

Hace una semana se dio a conocer que Antonio Malpica fue elegido el ganador del XI Premio Iberoamericano SM de LIJ. A leer/IBBY México fue la organización que postuló a Toño. No era la primera vez que postulaban a un mexicano, pero recién ahora consiguió México su primer premio. Toño bromea (aunque parece convencido): “Si me hubiera tocado el año que ganó Jordi Sierra i Fabra (2013), seguro pierdo”. 

Para celebrar, le pedí a muchos de sus colegas, editores y lectores que en lugar de enviarle un mensaje de felicitación, compartieran cuál era su libro favorito (o alguno de los favoritos) y por qué. Aquí está la primera entrega y esta es la segunda. Muchas gracias a todos. 

 

Siete esqueletosDANIEL GOLDIN, editor.

Siete esqueletos decapitados (Océano, 2009). .No sé si puedo asegurar que Siete esqueletos decapitados es el mejor libro de Toño. Él ha escrito muchos muy buenos y al menos tres o cuatro me parecen formidables. Pero es sin duda mi favorito, tal vez porque tuve el privilegio y el gozo de participar en su historia íntima. Lo comento públicamente porque esa información me permite iluminar la singularidad de Toño en el panorama de la LIJ en Iberoamérica y sumarme a la alegría de sus lectores por el merecido reconocimiento que se le ha dado.

Hace cinco o seis años imaginé la colección El lado oscuro. Quise unir en esa colección la literatura de miedo (o terror) que tanto les interesa a los niños y jóvenes y una visión sobre aspectos oscuros de la realidad que vivimos. 

En teoría la fórmula podía conjuntar la literatura de consumo (y lectura placentera) con la literatura que hace pensar… Busqué títulos ya publicados, invité a narradores avezados. Y así llegué a Toño, a quien ya había leído con gran placer.

Le llamé por teléfono, le expliqué el concepto de la colección y la forma de contratación. Pude sentir su entusiasmo al otro lado de la bocina. Te mando una versión en cuatro meses, me dijo. Desconcertado por un compromiso tan claro, tuve la impresión de estar frente a un gran narrador y a otro cuentero que se compromete con facilidad, para no decir un mentiroso.

Cuatro meses más tarde recibí la primera versión del libro que le había pedido. Le leí con pasión, sin poder dejar de hacerlo. Asombrado por la complejidad y la magistral manera en la que Toño había transformado al Distrito Federal en el escenario de una trama macabra en la que se dirimían los conflictos fundamentales de la existencia.

Supuse entonces que Toño me había engañado. Que tenía escrita la novela y que sólo la pulió para enviármela. Pero cuando le regresé mis observaciones y vi la velocidad con la que trabajaba, descubrí que otra vez me había equivocado.

Toño es un narrador nato. Como Dostoyevsky o Balzac, para él narrar una historia de manera amena es primordial, pero no es lo único pues la literatura es una manera de explorar el mundo y sus misterios. No de aclararlos.

Celebro que este año recaiga el premio en un autor que haya asumido de manera tan cabal y fresca esa misión esencial de la literatura.

 

Diario de guerra del coronel MejíaJAIME ALFONSO SANDOVAL, escritor.

Diario de guerra del coronel Mejía (SM, 2007).

En 15 años, Toño Malpica ha escrito, él solo, lo que produciría toda una generación de escritores, por eso siempre sospeché que comandaba a un ejército de monos entrenados para escribir (aunque antes los mandó a estudiar en la Sogem). Ha producido libros que abarcan casi todos los géneros: aventuras, novela histórica, terror, sagas, álbum ilustrado, historias cómicas, ciencia ficción, policíaco, de denuncia social, teatro y cómics. Se destaca por su gran solvencia narrativa y personajes entrañables (aunque creo que ningún mono entrenado podría conseguir eso). Uno de mis preferidos es Diario de guerra del coronel Mejía. Poncho, el protagonista, está dispuesto a salvaguardar la soberanía de México durante la Segunda Guerra Mundial. Es un gran retrato de la infancia y una estupenda recreación de la ciudad de esa época.

 

 

 

 

 

 

 

 

Portada incógnitaVERÓNICA MURGUÍA, escritora.

¿?

Uno de los aspectos más sorprendentes de la obra de Toño es la variedad de temas y el humor delirante que se filtra en casi todos, y digo casi, porque hay unos en los que uno se ríe y se espanta por partes iguales.

Me encanta El lápiz de labios del señor presidente pues quedé hechizada por Maré, ese protagonista que solo se quiere comer su pan de dulce con leche y termina metido en unos líos increíbles. Recuerdo la deliciosa sensación de sorpresa cuando lo leí: “¿quién es este cuate?”, me pregunté. Laura Lecuona, a quien todos debemos tantas cosas, fue quien me puso los libros en la mano. Ella, con una sonrisa cómplice, vio cómo me convertía en una lectora maravillada. Y tengo una confesión que hacer: en realidad mi libro favorito de la obra de Toño va a aparecer pronto. Porque somos arrieros y en el camino de la LIJ andamos, lo leí. Me divertí como enana y me reí como loca. Lo disfruté más que los otros. Pero todavía no sale y no puedo decir más… solo que esperen. Cuando aparezca en librerías comprobaremos una vez más (aunque no hace falta: con lo publicado basta), porqué ganó este premio. Ya verán…

 

 

 

 

 

Una canción por temoALINE HERMIDA, editora.

Una canción por temo(Norma, 2011).

Uno de los libros de Toño Malpica al que más cariño le tengo es Una canción por Temo. Seguramente porque Archi (su protagonista) y yo, somos contemporáneos (y el que también lo editara yo es mera coincidencia, lo juro).

En pocas líneas uno puede reír, llorar y reflexionar al mismo tiempo. Y es justo la voz de sus personajes lo que los hace inolvidables y entrañables: Archi es un niño cualquiera, de familia de clase media; también es irreverente (él es el niño más malvado de su colonia) y tuvo que ver con sus propios ojos cómo su colonia (la Roma, donde Toño sigue habitando) quedó prácticamente destruida después del terremoto de 1985. Y también se enteró de que Temo, su compañero del catecismo, no volvería a jugar fútbol y no haría su primera comunión… pero la vida es así, como la narrativa de la historia: uno ríe y llora en segundos.

En Una canción por Temo los niños juegan Atari, comen hamburguesas en Burger Boy; comparten Palelocas llenas de Miguelito, ven películas en formato Beta y VHS, van al cine Continental (ese con el Castillo Disney en la fachada): cosas que tal vez no les suenen a los niños actuales aunque, algo que hacían los niños de los ochenta y los de hoy es leer. La buena literatura infantil no es aquella que educa, ni la que “aporta valores”; es la que le da voz a los que no siempre la tienen en el mundo de los adultos. Y gracias a autores como Toño, ese vacío, se hace cada vez más pequeño.

O bueno, eso creo yo, que aún creo en nuestras pequeñas trincheras.

 

 

El impostor Antonio MalpicaRAQUEL CASTRO, escritora. 

El impostor (Plan C Editores, 2001).

Si tanto te gusta el tema postapocalíptico, léete éste, me dijo mi entonces novio (ahora esposo), y me dio un ejemplar de El Impostor, de Antonio Malpica. En ese entonces (principios del siglo XXI) yo estaba muy clavada con la literatura de horror y con el cyberpunk –y desde niña era muy fan de las historias que ocurren después del fin del mundo: aventuras de bárbaros y hechiceros en medio de las ruinas del metro. No había leído, hasta entonces, ninguna que ocurriera en México. Y como muchos lectores malacostumbrados a la idea falsa de que en México sólo hay literatura-aburrida-que-dejan-en-la-escuela, le tenía cierta desconfianza a los autores de acá (empezaba a darles una oportunidad, pero todavía me daba por el prejuicio).

En fin, tomé el libro que me ofrecía mi entonces novio y decidí leer un par de páginas para calarlo. El par de páginas se convirtió en una tarde completa y sólo lo solté al terminarlo. El mero final no me encanta, pero se lo perdono porque el trayecto hasta ese punto lo pasé maravillada y en la emoción total: la historia se desarrolla en un mundo estilo Mad Max, y el protagonista, uno de pocos sobrevivientes a una enfermedad que diezmó al mundo, trata de mantenerse civilizado (es decir, no caer en la barbarie que lo rodea) mientras recorre las ruinas de la ciudad de México… ¡en patines! Desde entonces he leído muchos otros libros de Toño, pero El impostor sigue siendo mi favorito, porque es el que me ayudó a desterrar por completo esa idea de la literatura mexicana aburrida.

 

Malpica_Por el color del trigo_Forro.inddJUAN CARLOS QUEZADAS, escritor.

Por el color del trigo (FCE, 2012).

Mi libro favorito de Toño Malpica no es, como pudiera pensarse, el Querido Tigre Quezada porque todos sabemos que un verdadero tigre nunca jugaría en un equipo tan horrible como las Chivas.

Mi libro favorito de Toño es Por el color del trigo, un libro que te conduce a otros libros y que en lugar de responder preguntas te llena de dudas. Muy pocos escritores se atreverían a sentarse a dialogar con la figura de Antoine de Saint-Exupéry. Toño se atrevió y su avión y su libro y su Bribonzuelo siguen volando felices allá arriba.

 

 

 

 

 

 

 

Portada incógnita

BERNARDO FERNÁNDEZ, BEF, ilustrador.

#Másgordoelamor (Océano, 2015).

Seré muy conciso: No conocí a Toño Malpica por los libros: era vecino de mi hermano en un edificio de la colonia Roma. Como ambos son músicos, se hicieron cuates. Cuando descubrimos que éramos colegas, hubo una chispa inmediata. Alguna vez diseñé un cartel para una obra de teatro escrita por él y su hermano Javier. Nuestra amistad se extendió a nuestras familias. Y aunque varias veces intentamos hacer un libro juntos, él escribiendo y yo ilustrando, siempre se nos frustraba el proyecto. Hasta ahora. Está por salir #Másgordoelamor, en donde tuve el gusto de dibujar unas tiras cómicas escritas por Toño que complementan la magnífica novela. Así que disculpen lo sesgado, pero ahora éste es mi libro favorito de mi carnal Malpica.

 

 

 

 

Ulises 2300ALBERTO CHIMAL, escritor.

Ulises 2300 (SM, 2003).

Autores como Toño Malpica me inspiran un sentimiento extraño: una mezcla de admiración (sincera, chapeadita, robusta: la que es inevitable ante los artistas realmente grandes) y pesadumbre. La pesadumbre es porque uno es colega de Toño, y hace su luchita, pero no está tocado por la gracia: jamás podrá escribir tanto, con tanta velocidad, con mano tan segura. Ni modo: lo hace él, por suerte para el mundo en general y para los muchos lectores que tiene y que disfrutamos sus obras.

Pensando en esto, siempre me acuerdo de uno de los primeros suyos que leí, y que conocí además sin saber el nombre de su autor: en 2003 me tocó ser miembro del jurado del Premio Gran Angular de novela juvenil, convocado por ediciones SM, y entre las novelas concursantes ganó Ulises 2300, de Toño: la historia de Ulises, el chavo que es un prodigio del ajedrez, que tiene un talento insuperable, pero que no está interesado en el juego: que está en su propia búsqueda y su propia vida. Toño es parecido, aunque no igual, a este personaje suyo: uno de esos talentos naturales, perfectamente formados desde las primeras obras, que dejan a todos los demás sorprendidos y abrumados. Un corredor tan rápido (para describirlo de otro modo) que llega a la meta cuando los demás apenas están en la línea de salida, y al que no se le ve ni el polvo (éste es el origen de la frase) que va levantando a su paso. Por suerte el talento de Toño coincide con su pasión: es un gran escritor, y quiere escribir, y escribe todo el tiempo con el goce que se traspasa a cada palabra de su obra.

 

KAREN COEMAN, editora.

Las mejores alas (Castillo, 2001).

Sin duda Las mejores alas, porque es el primer libro de Toño, porque tuve la oportunidad, junto con Pilar Armida, de publicar la segunda edición y, sobre todo, porque recién llegada al mundo editorial mexicano, Toño confió en mi trabajo a pesar de ser una editora novata. 

Muy pronto empecé a decir que era mi autor favorito, pero él se tardó muchos años en creer cuánto respeto y cariño le he tenido desde el inicio. Que este autor favorito sea ahora el primer mexicano en ganar el Premio Iberoamericano SM, habla de su enorme capacidad de crear libros que se quedan y que ya conquistan a más de una generación.

 

 

 

 

 

 lustraciones de 'Por el color del trigo' de Iban Barrenetxea. Cortesía Fondo de Cultura Económica.

Ilustraciones de Iban Barrenetxea para Por el color del trigo.

JAVIER MALPICA, escritor.

Por el color del trigo (FCE, 2011).

Imposible e injusto inclinarse definitivamente por una sola obra de Toño Malpica. Títulos indispensables como: Billy Luna…, Diario de Guerra…, Margot…, la saga de El libro de los héroes… seguramente compiten por ser el preferido de los lectores. Yo podría hablar en específico de Por el color del trigo, quizás por ser un claro prototipo de la literatura de mi hermano: personajes entrañables, anécdota perfectamente trazada y profundamente conmovedora en su discurso. Con un estilo lúdico, sencillo y poético es este un sincero homenaje a una obra fundamental de la literatura, a la amistad y al proceso creativo de un autor obsesionado con sus personajes. Casi imposible que uno lea la -muy bien dramatizada- historia real del autor de El Principito, Tonio; de su mejor amigo en el mundo, León; y del niño de cabellera rubia por todos conocido, sin sentir un nudo en la garganta y un deseo irresistible de ver una noche estrellada y sonreír con ella.

 

¿Y cuál es el libro favorito de Bruno, el hijo mayor de Toño Malpica?

Una canción por Temo. Dice Toño: “Imagino que es su favorito porque se identifica mucho con Archi (quien tiene un mejor amigo (como él), y una hermanita pequeña (como él), y vacaciona en Oaxtepec (como él a veces) y vive en un edificio de la colonia Roma (como él)) y le parecen simpáticas muchas de las cosas que pasan ahí. Habría que decir que cuando viene lo del temblor ya no se divierte tanto, aunque le gusta mucho que Luis Justino al final se salve. No sé… Creo que por ahí va”.

¿Y el de Flor Aguilera, Libia Brenda, Áurea Xaydé Esquivel, Laura Lecuona, Valeria Gallo, Dalina Flores, Martha Riva Palacio Obón, Enrique Torralba, Monica B. Brozon, Nacho Casas, Antonio Ramos Revillas, Andrés Acosta, Federico Ponce de León Turiján, Bernardita Cruz Montes y Fanuel Hanan? En la primera entrega, aquí.

 

Vuelta a casaEl mío: Ka súut naj: Vuelta a casa (Alfaguara, 2012).

¿Sabrán en Francia que un escritor mexicano se puso a dialogar con su tocayo Antoine de Saint-Exupéry? ¿Ayudará este premio a que se traduzca su novela Por el color del trigo al francés? ¿Cómo le van a hacer los franceses para pronunciar la “ñ”? 

Entrevisté por primera vez a Toño cuando acababa de salir Por el color del trigo. Nos vimos en un café y ahí me contó que de niño le hacía al explorador tipo Tom Sawyer y que le gustaba Bob Esponja, pero lo que más me llamó la atención fue la devoción con la que hablaba de sus amigos, incluido su hermano Javier. Un año después, cuando leí Ka súut naj: Vuelta a casa (Alfaguara, 2012), me di cuenta que no era necesariamente el valor que le daba a la amistad lo que me había sorprendido, sino la devoción, la lealtad que le pone a los temas que aborda. Y automáticamente Vuelta a casa se convirtió en mi libro favorito de Toño.

Felipe, un esclavo maya encerrado injustamente, sufre más el cautiverio porque tiene un deseo: casarse con Ofelia. Toño describe lo que parece el recuerdo de Felipe y del Niño Lluvia (otra suerte de Principito o Bribonzuelo) y pasan el tiempo y las cartas que le envía Felipe, pero Ofelia no responde. Me impactó, igual que los libros de María Teresa Andruetto, por su brevedad y su hondura. Estaba ese registro histórico que tanto domina y, sobre todo, una capacidad de conmover, de ensanchar mi mirada hacia el pasado (la esclavitud, la guerra de castas) y de alimentar mis ideales sobre esos vínculos que uno decide hacer de por vida. Por eso, y por tantos libros suyos que me falta leer, más que un autor premiado y prolífico, Toño es, para mí, como para muchos, un maestro.

 


Fuente: linternasybosques.wordpress.com

14 June 2016 0 Publicado en noticias

Desde la Antigüedad hasta el presente, los adultos cuentan a sus hijos historias construidas con situaciones y escenas terroríficas. Mitos de dioses malvados y crueles, niños abandonados en el bosque, madrastras envidiosas y asesinas, y caperucitas rojas de diversas épocas siempre a punto de ser masticadas por el lobo feroz. Consolidados por las versiones de los hermanos Grimm y de Charles Perrault, versionados por otros autores y el cine de Disney, los chicos escuchan, leen y miran en las pantallas historias terribles, a las que también se han sumado nuevos monstruos y vampiros remixados. En el siglo XXI, los cuentos de terror gozan de excelente salud.

"Siempre fui entusiasta del terror. Desde niño adquirí ese gusto por el miedo, principalmente por el cine y la televisión, seguramente porque de una manera muy intuitiva sabía que no corría ningún peligro y que la adrenalina producida en la sala de tu casa no sólo es una droga buena sino también inofensiva", dice Toño Malpica, escritor de literatura infantil mexicano que publicó, entre otros títulos, Siete esqueletos decapitados (Océano). Su primer cuento del género, "Abaddon Tenebrae", trata de un juego de computadora maldito y fue publicado en una antología de varios autores titulada Siete habitaciones a oscuras (Alfaguara). "Cuando escribí ?Abaddon Tenebrae', lo hice como suelo escribir gran parte de mi obra: tratando de llegar a un texto que a mí mismo, como adulto, me guste leer, pero sin dejar de pensar en ese Toño niño que bien podría sentirse fascinado con dicha lectura. Porque hablando de terror, me gusta mucho esa palabra: fascinación. Eso que te atrapa, independientemente de que sea hermoso o terrible, y no puedes dejar de mirar aunque quieras dejar de hacerlo. Creo que en el terror hay que buscar fascinar."

La pregunta por la fascinación que provoca el género es tan antigua como las historias de brujas: "Sigmund Freud se hizo esta misma pregunta y se respondió que esa atracción se produce porque es al otro al que le pasan las cosas. Es decir, los lectores o espectadores de los relatos de terror quedamos afuera, a salvo", dice Joana Rowinski, psicóloga infantil.

Acompañado por papá o mamá, el niño que lee -o al que le leen- queda a salvo de hechizos, castigos y madrastras horribles. "En los cuentos de terror el niño proyecta en forma inconsciente sus temores, sus miedos, su angustia, su dolor, su enojo que, mediante la ficción, se hacen tolerables y permiten hacer frente a la realidad", resume Rowinski.

Pero además de situar los hechos en lugares o tiempos lejanos, los cuentos clásicos despliegan significados infinitos a través de sus conocidas y estudiadas funciones: el conflicto de apariencia irremediable, la prohibición como motor de una transgresión, el desafío, las pruebas del héroe, la amenaza de vida, el objeto mágico, la posibilidad de encontrar aliados, la boda y el final feliz, entre otras figuras, todas analizadas por Vladimir Propp en Morfología del cuento (Fundamentos), un clásico de la teoría literaria. A través de estas funciones, los cuentos clásicos permiten proyectar los miedos (también clásicos) del lector pequeño: "El miedo a la oscuridad, a la muerte, a ser devorado, a ser abandonado por los padres cuando nace un hermano: cada lector arma a través de las escenas de ficción su propia lectura, que además siempre se resuelve con un final feliz", dice Judith Rodríguez, psicóloga especialista en infancia, que alienta a seguir leyendo historias de hadas y ogros. "Los cuentos clásicos también instalan un juego, un ?como si', que permite armar una realidad diferente desde el relato. En ese sentido el juego y las ficciones infantiles como parte del juego constituyen sujeto", dice la especialista.

Tanto miedo que da risa
Si se sabe que traduttore, traditore, entonces ¿qué decir del escritor de nuevas versiones? Los cuentos tradicionales -crueles y crudos- sufrieron muchas transformaciones. Antes de Perrault, en versiones rurales, Caperucita se acostaba en la cama con el lobo y había cierto placer ambiguo en esa escena (que se puede observar en las ilustraciones de Gustave Doré, por ejemplo). También en antiguas versiones, del siglo XV o XVI, la chica del abrigo rojo era comida a pedazos por el lobo. Se sabe también que en interpretaciones previas a las de Disney y Perrault, la Bella Durmiente, mientras dormía, era violada por un cazador y luego despertada por uno de sus hijos recién nacidos. Por supuesto que estas versiones fueron dulcificadas y adaptadas al público infantil, primero por Perrault y los Grimm, y luego por otros autores.

Dulcifcar o ablandar los terrores puede ser un gesto necesario pero a la vez riesgoso. Así lo entiende Ana Garralón, especialista en literatura infantil: "Yo creo que ahora mismo no hay libros de terror. La mayoría de libros de monstruos y criaturas similares están descafeinados (sin simbología, sin ambiente, sin nada de terror). Usan palabras propias del género porque saben que son asuntos que gustan a los niños y venden", dice Garralón, autora de Historia portátil de la literatura infantil (Anaya). Allí señala: "La paulatina depuración de elementos de terror en los cuentos populares para niños ha ido en paralelo con un concepto ingenuo y sobreprotector de la infancia. Los temas horrorosos, los detalles procaces y cruentos se han ido disolviendo lentamente en una prosa con pretensiones de suavizar acontecimientos que, se piensa, pueden traumatizar a los más pequeños. De esta manera, lobos, brujas, duendes, ogros, dragones y monstruos han pasado a un estadio de buenos bichos que, en lugar de suscitar miedo o inquietud provocan la risa, incluso la pena".

Depurados y con monstruos simpáticos, los cuentos de terror pueden tematizar el miedo desde una nueva perspectiva. "Me resulta difícil hacer generalizaciones", dice Ricardo Mariño, escritor de literatura infantil. "Pero encuentro que hay textos para chicos que son una especie de fraude emocional, en el sentido de que prometen miedo (algo que el chico quiere experimentar con la ficción) y no cumplen aunque nombren monstruos y fantasmas. Hay cierta sobreprotección del lector que debilita muchos intentos, porque se acomodan a cierta mirada ?maternalizante' que dice que no habría que asustar a los chicos. Entiendo que el tema merece ser pensado en cada caso, pero en principio reivindico la experiencia de pasar por el miedo en ficciones", dice el autor de cuentos como "El hombre sin cabeza", donde logra teorizar sobre el género, poner notas de humor y cerrar con un final inquietante. "Distinto es tomar el terror como tema para ser tratado desde el humor. En este caso, se trata de cuentos que no se proponen asustar al lector sino divertirlo", aclara Mariño, que en su libro El colectivo fantasma (Alfaguara), despliega una serie de historias desopilantes sobre muertos enterrados en un mismo cementerio.

Para María Luján Picabea, autora de Todo lo que necesitás saber sobre literatura para la infancia (Paidós), hay cuentos actuales y para chicos muy chicos (propios del libro álbum) que entran profundamente en el terror y el miedo. "Lo que hay antes de que haya algo (Pequeño Editor), de Liniers; La camisa fantasma (Capital Intelectual) de Roberta Iannamico y Max Cachimba, entre otros ejemplos, proponen a los lectores la experiencia del miedo. En general, la literatura infantil en la actualidad enfrenta a los chicos con todos los temas: la muerte, la pobreza, la desaparición de personas, las migraciones; también el sexo es tema a partir de historias que cuentan diversas relaciones de pareja, por ejemplo. Sin embargo, la forma del tratamiento actual del terror es otra, distinta de antes: hay más humor, más ironía sobre el terror, pero no porque se quiera subestimar al lector o suavizar el texto, sino que es una veta que hemos encontrado. Porque el humor da ciertas licencias: si te podés reír no asusta tanto, pero sí un poco, porque el humor del terror provoca una risa nerviosa. Nos reímos, pero el miedo está."

La realidad más terrible
Lo siniestro, lo que espanta y a la vez atrae, eso terrible que no podemos dejar de mirar ha sido estudiado por el padre del psicoanálisis en detalle. En "Lo siniestro", Sigmund Freud analiza la etimología de la palabra (Unheimlich en alemán) y señala que siniestro es "algo familiar, conocido pero a la vez oculto, que de pronto se revela como ominoso, extraño". Los ejemplos amplían la definición: siniestro es el cadáver del ser amado que es y no es la persona querida o el recuerdo de aquel trauma infantil que se ha olvidado y sin embargo regresa y perturba. Lo familiar con un cariz inquietante, perturbador. Y la literatura de terror, para chicos y también para grandes, abreva en esta ambigüedad conocido-desconocido para jugar su juego.

En Terror en sexto B (Alfaguara), la autora colombiana Yolanda Reyes narra aventuras de terror situadas en la escuela. En El globo (Fondo de Cultura Económica), de Isol, la madre de la protagonista se torna un monstruo terrible. Los hechos malditos y los monstruos no son propiedad exclusiva de "reinos muy lejanos" ni pertenecen solamente al "había una vez". ¿La realidad engendra terrores contemporáneos?

"El terror en la literatura infantil hizo furor durante los años ochenta en la Argentina", sostiene Garralón en su Historia portátil? Allí comenta en detalle el libro de Elsa Bornemann, Socorro (Alfaguara), publicado en esos años: "En estos relatos de terror aparecen los verdaderos fantasmas de la reciente historia argentina: la crueldad, el sadismo, desapariciones, secuestros, terrorismo, monstruos que se devoran a sí mismos, pánico, complicidad en el silencio, muerte y desolación. De este modo, la metáfora y la alegoría dominan la lectura de cuentos que no transitan el terror clásico, pero tampoco resignan la finalidad propia del género: provocar miedo".

Para Mariño, también los terrores se actualizan y dialogan con el contexto social: "En algunos casos cambia la escenografía y también se incorporan novedades de época como la clonación, la manipulación genética o cualquier otro fenómeno más o menos real o posible que para el común de la gente incluya algún resto inquietante. Nuevos escenarios que metaforizan con mayor potencia ?la soledad' en el espacio exterior, o el temor a los ?otros' en los extraterrestres o ?la invasión al yo' a través de la realidad virtual. Estas escenas permiten una nueva puesta en texto de la matriz estable del terror, que es la del personaje inerme ante una potencia amenazante y sin límites", dice Mariño.

Para Malpica, en cambio, la realidad no tiene nada que ver con las temáticas propias del género ni con su momento de (supuesto) auge: "No creo que la literatura de terror se ponga de moda cuando el terror se hace más presente en la vida real. Aunque es cierto que hay autores que abrevan mucho en la nota roja para escribir, tampoco creo que eso les consiga un éxito automático. Por el contrario, pienso que la responsabilidad de plasmar algo que valga la pena de ser leído es mayor y el desafío también es más grande".

En el borde sutil entre asustar pero no demasiado -y según la edad-, y tensionado por una realidad siempre novedosa, el terror en literatura infantil propone abordar todos los temas con un tratamiento cada vez más original. Y sigue convocando a los chicos a la repetición de la antigua ceremonia: abrir el libro para salir a jugar.

Libros recomendados

Para compartir antes de dormir

  • Una cama para tres, de Yolanda Reyes (Alfaguara)
  • Lo que hay antes de que haya algo, Liniers (Pequeño editor)
  • Secretos de familia, El globo, de Isol. (Fondo de Cultura Económica).
  • La camisa fantasma, Roberta Iannamico (Capital Intelectual)
  • Miedo, Graciela Cabal (Sudamericana)
  • La noche de los ruidos, Estela Smania (Sudamericana)

Para reírse de los monstruos

  • Los monstruos ya no asustan, de Javier Peña (Calibroscopio)
  • Cuentos disparatados de monstruos, de Gabriela Keselman (Ediciones SM)
  • El colectivo fantasma y otros cuentos del cementerio, de Ricardo Mariño (Ed.Atlántida)

Para los que leen solos

  • El hombre sin cabeza y otros cuentos (Atlántida) de Ricardo Mariño
  • La casa maldita y El regreso a la casa maldita (novelas) (Alfaguara) de Ricardo Mariño
  • La fábrica del terror, Los seres extraños, Los devoradores (Alfaguara) de Ana María Shua
  • Siete esqueletos decapitados, Toño Malpica (Océano Travesía)
  • Siete habitaciones a oscuras, Toño Malpica y otros autores. Antología. (Norma Editorial)
  • La piel del miedo, Sebastián Pedrozo (Alfagaura)
  • Queridos monstruos y Socorro de Elsa Isabel Bornemann (Alfaguara)
  • Terrores nocturnos, de María Brandán Aráoz. (Alfaguara)
  • Ángeles y demonios, de Jorge Accame (Alfaguara)

Universales

  • Dedos en la nuca, Antología. (Ediciones SM). Autores varios
  • Noches de pesadilla (Antología de cuentos de terror). (Alfaguara) Prólogo de Marcelo Birmajer
  • Terroríficos (cuentos tradicionales adaptados y compilados por Ana María Shua) (Emecé)

 

Fuente: lanacion.com.ar

12 June 2016 0 Publicado en noticias

Hoy es el último día de la Feria de Madrid y nos llevamos un maravilloso recuerdo, grandes iniciativas para el fomento de la lectura, hermosos libros y valiosas experiencias que, pienso, deberíamos replicar en nuestro país.

El Pabellón Infantil es una de las más bonitas iniciativas de la feria, con una gran diversidad de actividades y una enorme cantidad de libros infantiles de reciente publicación (entre 2015 y 2016), que pueden ser leídos por los niños sin ninguna restricción, salvo que no se los lleven; en este punto podemos valorar cómo las relaciones están cimentadas en la confianza.

Como recordamos, la feria tiene como país invitado a Francia, por lo tanto, las instalaciones del pabellón están decorados por íconos infantiles de la literatura francesa como El Principito, Barbar, Asterix y Obelix, los Tres Bandidos, Catherine Certitude, entre otros. Una actividad que nos encantó fue la de reconocer personajes de la literatura infantil entre esta multitud de dibujos. ¿Pueden reconocer algunos?

Otra interesante iniciativa es el proyecto de Leoteca (una red social donde los niños al tiempo que leen comparten sus impresiones sobre el libro con su amigos, padres y profesores), que ha recuperado el formato de literatura popular, las aucas, y ha diseñado "Aventuras y desventuras de dos lectores sin ataduras", para la gente grande y chica que practica el "peligrosísimo" deporte de leer andando. 

 

En estas aucas, dos lectores empedernidos nos muestran su pasión en 24 estampas que están acompañadas por unos versos rimados, que nos hacen sentir muy identificadas.



Estas estampas son gratuitas gracias al esfuerzo de Leoteca, las editoriales Ekaré, Takatuka, milrazones, Pípala, Cuatro azules y la revista para niños La leche. Han sido escritas por Inés Puig e ilustradas por Juliana Salcedo. 

 

También es muy interesante la iniciativa editorial de la revista La leche, para "los que (casi) saben multiplicar", es decir, para los pequeños a partir de 8 años, más o menos. Dirigida por el especialista en literatura infantil Gustavo Puerta Leisse, este número contiene entrevistas, correspondencias, postales, ilustraciones y una marioneta de cordel. Me gustó mucho la variedad de temas, desde sexología para niños hasta la inclusión del kichwa de Quito. Muy recomendable.

 

Hay diversas editoriales y de gran calidad en el mercado español, entre las más sensibles e independientes, a mi criterio, son A buen paso, Ekaré (Premio Bolonia 2016 en la categoría Mejor editorial infantil de Centro y Sudamérica), Thule, Blume, Pequeña Impedimenta, Takatuka, Libre Albedrío, La Guarida Ediciones, Canica Books, Milrazones y Lata de sal.

Caseta de Ekaré y A buen paso

 

Quiero concluir señalando la sensibilidad de las personas y de la organización de la feria. Estuvimos en el concierto de Chumi Chuma y muchos niños se quedaron sin entrar porque se completó el aforo; sin embargo, los integrantes de la banda no dudaron en salir un momento a darles un pequeños recital para que no se quedaran tristes. Me conmovió mucho la empatía del grupo.

08 June 2016 0 Publicado en noticias


Feria del Libro de Madrid, en El Retiro. Foto de Revista Caballito de Madera.

Estuvimos en El Retiro, en la 75ª edición de la Feria del Libro de Madrid (#FLM). Inaugurada tradicionalmente el último viernes de mayo de cada año, esta importante feria aglutina, en más de 350 casetas, una gran diversidad de editoriales, librerías generales, librerías especializadas, distribuidores y ediciones de organismos oficiales; todo esto con una agenda de encuentros con autores y firmas de libros. 

Este 2016 el país invitado de la FLM es Francia, y la confección de las más de cincuenta actividades, conferencias, talleres y encuentros profesionales acerca de la literatura y cultura francesa corre a cargo del Institud Francais de Madrid (caseta M). 

Foto de Revista Caballito de Madera.


El llamado Recorrido francés nos invita a visitar las casetas de la Librairie française (126), librería La Central (90) y la librería Pasajes (290&291), además de acudir a la muestra fotográfica "Caminos de exilio", una impresionante exposición sobre la dolorosa ruta de los refugiados sirios en su búsqueda por llegar a Europa.

 

 

Por otro lado, y referida a los libros infantiles, la programación de las actividades es variada. Por ejemplo, el 8 de junio se realiza una mañana profesional titulada "El libro en Francia y España: el libro infantil", conferencia que tiene entre sus invitadas a Marion Jablonski, editora de Albin Michel Jeunesse, y María José Gómez Navarro, especialista de literatura infantil. La moderación está a cargo de la agente literaria Isabelle Torrubia

 

El sábado 11 de junio, Karishma Chugani, de la Escuela de papel, impartirá el taller creativo en francés "Los origanimales", para niños de entre 4 y 10 años. Karishma es ilustradora y fundadora del proyecto Escuela de Papel, en el que explora técnicas como el collage, las sombras chinescas y los teatrillos. El taller será impartido en francés y español.

Foto de Escuela de Papel

En la línea del pop-up encontramos la librería Tres Rosas Amarillas (caseta 130) con maravillosos títulos en inglés y español. Se pueden encontrar también títulos como Excentric cinema, de Beatrice Coron, 9 meses, de Jean Marc Fiess, traducidos del francés por Kókinos (editorial que se encuentra asimismo en la caseta 237 y donde pueden encontrarse ABCD, de Marion Bataille, Jardín de las mariposas, de Philippe UG).

Foto de Revista Caballito de Madera.

En la caseta 339, Libros del Zorro Rojo nos ofrece Romance, de Blebolex (seudónimo de Bernard Granger). Esta obra publicada originalmente en francés, en la edición de Albin Michel Jeunesse, es una joya de la ilustración y del diseño de tipografías. 
La historia del pequeño protagonista empieza con tres palabras: escuela-camino-casa. A lo largo de los capítulos, el vocabulario va aumentando, y el ritmo de la historia también, introduciéndonos en la vorágine del lenguaje... y de lo impensable. 

Aquí "Romance", al lado de las "Aucas para leer andando", un proyecto de Leoteca (en el siguiente post daremos más alcances).

"Romance", al lado de las Aucas para leer andando, proyecto de Leoteca. Foto de Revista Caballito de Madera.

18 May 2016 0 Publicado en noticias

Tengo 64 años. Soy australiana. He trabajado en el Gobierno australiano para utilizar el cuento como herramienta terapéutica. Casada, tres hijos y siete nietos. Formo parte de un partido político que promueve las energías renovables. Todos poseemos una chispa divina y estamos aquí para desarrollarla.

Por arte del cuento
Esta maestra, que era una madre divorciada a cargo de tres criaturas, se convirtió por arte del cuento en formadora de maestros, profesora de cuentacuentos en varias universidades, de China a Sudáfrica. Ha dedicado su vida a recopilar cuentos e historias de todas las culturas y establecer un método para crear cuentos terapéuticos que imparte en seminarios en todo el mundo (el último, en la recién inaugurada Casa Rudolf Steiner de Barcelona). Recoge su experiencia de más de 30 años en una guía práctica, Cuentos sanadores (ING Edicions) , una ayuda para que padres y educadores puedan gestionar situaciones difíciles y desafiantes (ING Edicions) mediante esas historias y cuentos propios que ha reunido para sanar.

Cuál ha sido el cuento más importante en su vida?

El que la transformó. Una noche le conté a mi hijo mayor, Kieren, que tenía entonces siete años, un cuento tradicional inglés, Los brownies.

¿De qué trata?

De un padre que había perdido a su esposa y estaba siempre malhumorado. El hijo le preguntó a su abuela por qué su padre se había olvidado de sonreír, y ella le explicó que los brownies, unos duendecillos, ya no acudían a su casa a hacer las tareas domésticas.

...

La historia es larga, pero la cuestión es que el niño del cuento acaba entendiendo que él debe hacer la tarea de los brownies, así que mientras su padre duerme limpia la casa.

¿Por qué ese cuento cambió su vida?

Durante dos semanas Kieren se levantó muy temprano y limpió la casa mientras yo dormía.

¿Gruñía usted?

Me acababa de divorciar, probablemente yo era esa madre que se había olvidado de sonreír. A raíz de ese acontecimiento, hace 32 años, me tomé en serio los cuentos y les dediqué la vida.

¿Qué ha descubierto?

Los cuentos hablan directamente a la imaginación de los niños, les abren mundos y tienen el poder de sanar sus heridas, miedos y malos comportamientos; los incentivan y los educan. ¿Sabe qué le dijo Einstein a una madre que le pidió consejo para potenciar la mente matemática de su hijo?

“Si quiere que sea más inteligente, cuéntele cuentos a su hijo”.

...Cuando ella insistió en lo de las matemáticas, Einstein añadió: “...Y cuéntele más cuentos si quiere que sea sabio”. Si yo le hubiera dicho a mi hijo “mamá va muy cansada y debes ayudarla”, ¿cree que habría funcionado?

No.

Para los niños el mundo imaginativo y espiritual puede ser tan real como el físico y cotidiano, y cruzan ese puente continuamente.

¿Hay cuentos para cada situación?

La experiencia me lo ha demostrado, como cuando una madre me pidió ayuda para destetar a su hijo de tres años. Inventé el cuento de un koala ya crecidito al que su madre ya no podía cargar en la espalda. El niño siguió pidiendo el cuento, lo fue asimilando, y dejó de mamar.

Increíble.

El cuento se asienta en la cabeza del niño, se convierte en parte de él. Alguien le preguntó a uno de mis hijos a sus seis años por qué le gustaban los cuentos. Él respondió: “Porque piensan sobre lo que yo pienso”.

Hay cuentos luminosos en toda cultura.

Sí, y también podemos aprender a crearlos para combatir la mentira, avaricia, timidez, rabia, envidia..., no hay comportamiento que un buen cuento no pueda iluminar y transformar.

Los adolescentes ya no quieren cuentos.

No quieren sermones, hay que ser sutil para que la historia les alcance, pero yo he visto como el poder de un cuento conseguía que una chica que no quería salir de casa con su silla de ruedas acababa identificándose con una historia y aceptando su situación.

Un simple cuento ¿puede cambiar nuestra actitud ante la vida?

Sí, y proponernos nuevos caminos. Cuando mi hijo pequeño tenía cinco años sorprendió a los mayores hablando de la falsedad de Papá Noel, y decidí inventar un cuento.

¿Cuál era su mensaje?

Que Papá Noel es un espíritu generoso que entra en los niños cuando son lo bastante mayores para ser capaces de construir sus propios regalos. A mis dos hijos mayores les inspiró tanto que inventaron cantidad de regalos para amigos y parientes que envolvieron y pusieron bajo el árbol.

¿También existen cuentos para curar el alma de los adultos?

Imparto seminarios en todo el mundo enseñando a los adultos a crear cuentos sanadores, y la barrera con la que me encuentro para desarrollar su pensamiento imaginativo es el escepticismo, pero los resultados son evidentes...

Consiguió que la Narración de Cuentos fuera asignatura universitaria.

El Gobierno canadiense está invirtiendo mucho esfuerzo en tratar de establecer un currículo educativo que pone el cuento en el centro del día a día de las clases.

¿Para cualquier asignatura?

Sí, el cuento ayuda a crear una conexión imaginativa con la asignatura aumentando la posibilidad de que el niño se entusiasme con el tema.

¿Qué cuento le ha ayudado a usted?

Cuando estábamos en Kenia impartiendo un curso en la Universidad de Nairobi, mi segundo marido y yo fuimos secuestrados por siete hombres armados. Nos ataron y nos llevaron a un lugar donde había otras personas secuestradas, algunas mujeres habían sido violadas.

Un mal trago…

Sobrevivimos de milagro, pero quedamos totalmente traumatizados. Rescindí el contrato y volvimos a Australia. Acudí entonces a un seminario de una famosa cuentacuentos norteamericana, Nancy Mellon, que al ver mis cuentos llamó a su editor inglés.

...Y se hizo famosa.

Los cuentos suelen partir de una situación de desequilibrio y a través de un viaje se llega a una situación de equilibrio. La situación más traumática de mi vida me llevó a lanzar mi carrera.

Créditos: Ima Sanchís
Fuente: lavanguardia.com

 

09 May 2016 0 Publicado en Destacado

En una emocionante ceremonia en la Feria de Bolonia, Ediciones Ekaré recibió el Premio BOP 2016 a la Mejor Editorial Infantil del Año por Centro y Sudamérica.
El jurado destacó que Ekaré “ha establecido un puente entre la vieja Europa y el Nuevo Mundo. Su rico catálogo contiene obras importantes procedentes de Europa, y una gran atención a la cultura, las tradiciones de todo el continente de América del Sur. Editorial refinada y elegante, de referencia para jóvenes talentos de la ilustración y países con un fuerte desarrollo cultural, como por ejemplo Chile”.

Desde 2013, el BOP –Bologna Best Children’s Publisher of the Year Prize–  reconoce anualmente la originalidad, competencia profesional y calidad intelectual del trabajo editorial de seis áreas del mundo: África, Centro y Sudamérica, Norteamérica, Asia, Europa y Oceanía. Este año, junto con Ediciones Ekaré, se distinguió el trabajo de Bumble Books di Publishing Print Matters (Sudáfrica), Groundwood Books (Canadá), Kalimat (Emiratos Árabes), Andersen Press (Inglaterra) y Book Island (Nueva Zelanda).

En versiones anteriores, el premio había destacado la labor de la argentina Pequeño Editor (2015), la mexicana Petra Ediciones (2014) y Cosac Naify, de Brasil (2013).

Ediciones Ekaré fue fundada en Caracas en 1978 por la chilena Verónica Uribe y la venezolana Carmen Diana Dearden, al alero del Banco del Libro de Venezuela. Este importante premio recibido en Bolonia es un reconocimiento a la labor de tantos años editando historias significativas, creadas para quedar en la memoria y en el corazón.

En la actualidad, Ediciones Ekaré tiene su casa matriz en Caracas y una sede en Barcelona. En 2008, Verónica Uribe fundó también el sello Ekaré Sur, que distribuye gran parte del catálogo de Ediciones Ekaré, y además edita y publica libros hechos especialmente para Chile, contando con la complicidad de autores e ilustradores nacionales.

¡Muchas gracias a todos por sus cariñosos mensajes por el Premio BOP, la verdad es que estamos muy contentos!

09 May 2016 0 Publicado en noticias

Maravillosa muestra en el local de la Avenida Abancay
Con el objetivo de difundir el hábito de la lectura entre los niños y jóvenes, la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) y la revista de literatura infantil y juvenil “Caballito de Madera” han organizado la exposición interactiva de “Libros Tridimensionales” en la Gran Biblioteca Pública de Lima (Av. Abancay 4ta cuadra s/n) en el Centro Histórico de Lima.
La muestra que se realiza en la Sala Infantil Amalia Aubry de Eidson estará abierta al público desde el 29 de abril al 3 de junio, de martes a sábado de 10:00 a 14:00 horas. El Ingreso es libre, pero en grupos de veinte personas cada uno y disponiendo del aforo del local.
Sobre la exposición
En la cultura actual, el libro ha desarrollado nuevas posibilidades de expandir su propuesta de generar mundos para sus lectores de todas las edades y particularmente para los lectores niños y jóvenes. Ha enfocado la tridimensionalidad como una herramienta moderna, relacionada con el arte, el diseño, la arquitectura, el cine, la ciencia. En función de la diversidad de públicos y propósitos, esta nueva colaboración interdisciplinaria ha obtenido resultados extraordinarios en su creación, planteamiento y recepción interpretativa.

La BNP y la gestora cultural Selene Tinco Flores quien es además coleccionista de los libros presentados (ya que el 80% de los libros expuestos son parte de su colección) es una investigadora apasionada de las producciones editoriales, gestora de acciones que enfocan el contacto de la gente con los libros, comenzando con la infancia.
Psicoterapeuta para niños, ella dirige el Proyecto de lectura ¨Leer para Crecer ¨, que vincula arte, juego y literatura, es promotora de la Escuela Crecer y co-editora de la revista de literatura infantil y juvenil “ Caballito de Madera”.
Esta es una muestra excepcionalmente ejemplificadora por la diversidad de opciones de construcción e interacción propias del libro tridimensional.
El ingreso es libre, pero sujeta a la disponibilidad del espacio.


Para cualquier coordinación comunicarse con la Sala Infantil Amalia Aubry de Eidson al This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. o llamar al Telf 5136900 anexo 7606.

09 May 2016 0 Publicado en noticias

Chilena presenta "Al sur de la alameda" el miércoles 11 y peruana "¿Dónde está Tomás?" el jueves 12 en Miraflores

Arriba, una ilustración de "Al sur de la alameda" y abajo una de "¿Dónde está Tomás?". (Fotos: Difusión)

Las escritoras Lola Larra (Chile) y Micaela Chirif (Perú) presentarán esta semana sus más recientes libros, "Al sur de la alameda" y "¿Dónde está Tomás?", respectivamente.

Sobre la primera publicación, hablamos de una novela ilustrada que se ubica en los comienzo de la revuelta estudiantil chilena del año 2006, conocida internacionalmente como 'Revolución pinguina'.

Esta obra ganó el premio White Ravens, además del premio a la Edición de la Cámara Chilena del Libro y el premio a la Mejor novela juvenil por Babelia. En el 2015 ganó el premio a los Mejores del Banco del Libro y el premio Fundación Cuatrogatos.

La presentación de "Al sur de la alameda" será el 11 de mayo a las 7:30 p.m. en Ibero Librerías Espinar en Av. Comandante Espinar 840 Miraflores. A cargo de los comentarios estará Cecilia Silva-Díaz, editora de Ediciones Ekaré que llega desde España.

SOBRE LA PRESENTACIÓN DE LA AUTORA PERUANA
Un día después, el 12 de mayo, la escritora peruana Micaela Chirif presentará su libro para niños titulado "¿Dónde está Tomás?. Las ilustraciones del mismo están a cargo de la española Leire Salaberria.

Sinopsis oficial: 
A Tomás le gusta esconderse.
A Mamá le gusta jugar a buscar a Tomás.

“¿Dónde se habrá metido esta vez? ¿Dónde andará Tomás? ¿Se habrá ido lejos Tomás?”, exclama la madre, imprimiéndole intensidad y dramatismo al juego del escondite. “¡Ay! ¿Se habrá perdido mi pequeño Tomás?”.

Micaela Chirif es poeta y escritora de cuentos para niños. Estudió filosofía en la PUCP y durante casi 10 años dirigió el portal Perucultural. En el 2013 ganó el concurso “A la orilla del viento” que otorga el Fondo de Cultura Económica de México por el cuento “Más te vale, mastodonte”.

La presentación de "¿Dónde está Tomás?" será el 12 de mayo a las 7 p.m. en Ibero Librerías de Larcomar en Av. Malecón de la Reserva 610 Nivel -1 Centro Comercial Larcomar Miraflores. 

Fuente: elcomercio.pe

Videos