Caballito de Madera

Caballito de Madera

 
Wednesday, 20 June 2018

Celebrando los diez años del programa Universe Awareness ( Conciencia del Universo ) que inspira a niños y jóvenes con la belleza y grandeza del Universo , la Sociedad Científica de Astrobiología del Perú , con el auspicio del CONIDA , están organizando el concurso cómic a nivel nacional titulado "Concurso Space Scoop Dibuja un Cómic"
Está dirigido a niños y adolescentes entre 8 y 18 años.
Están invitados estudiantes y profesores!
Pueden contactarse a : astrobiologyperu@gmail.com
Página web del Concurso: http://comicscoop.org.pe/
Sociedad Científica de Astrobiología del Perú :https://www.facebook.com/astrobiologiaSCAP/?fref=ts

Wednesday, 20 June 2018

La francesa Michèle Petit, especialista en la relación de los niños y jóvenes con los libros, reflexiona sobre el acto de leer en esta época turbulenta.


SOLO, el pequeño colibrí se ponía en movimiento, yendo a buscar algunas gotas con su pico para arrojarlas al fuego. Después de un momento el Tucán, fastidiado por esta agitación sin sentido, le dijo: "¡Colibrí! ¿Estás loco? ¿Crees que con esas gotas de agua apagarás el fuego?". Y el colibrí le respondió: "No, pero hago mi parte".
​                                                                                      Leyenda Amerindia

Leyenda Amerindia

AUNQUE los niños a los que ustedes leen historias no lleguen a ser lectores, ustedes no habrán perdido el tiempo. Les habrán llenado los bolsillos, colmado la maleta con un tesoro de palabras, relatos, imágenes, de las que podrán apropiarse para no sentirse desnudos, perdidos frente a lo que los rodea, o para enfrentar sus propios demonios. Los habrán ayudado a fabricar recuerdos a los que volverán mucho tiempo después. Habrán abierto espacios propicios al juego, al sueño, al pensamiento, a la exploración de sí y del mundo, a los intercambios, que son esenciales para su desarrollo psíquico, intelectual, estético. Habrán contribuido a presentarles el mundo, a hacerlo un poco más habitable. En estos tiempos de gran brutalidad, ustedes habrán preservado momentos de transmisión poética que escapan a la obsesión de la evaluación cuantitativa y al ruido ambiente. Por todo ello, y por muchas otras cosas todavía, habrán hecho una obra más que "útil".

Actualmente los políticos y los presuntos expertos nos exhortan sin cesar a adaptarnos a las limitaciones impuestas por una autoridad exterior a la que habría que someterse como a una fatalidad. Cada uno es constantemente chantajeado: si no aceptas, serás excluido del mundo contemporáneo, de sus exigencias. Esto pesa también sobre los niños, desde muy temprano. Padres y profesionales saben que estos deberán chocar contra las "aterradoras pepitas" de la realidad, para hablar como Prévert (en el poema "El paseo de Picasso" de Jacques Prévert, un pintor intenta pintar una manzana pero se queda dormido; Picasso, al pasar por allí se come la fruta y el pintor, al despertar, se encuentra con la tela en blanco y con las semillas de la manzana, esas "aterradoras pepitas" de la realidad). Padres y profesionales se preguntan cómo ayudar a los niños para que estén lo mejor armados posible para hacerles frente a esas "pepitas", para encontrar un lugar.

Sin embargo, cuando los padres cantan para los hijos, cuando les cuentan o les leen una historia, cuando miran con ellos ilustraciones o dibujos animados, les hacen una suerte de promesa: que podrán estar en armonía, como en la música, al menos de vez en cuando, con lo que está allí. Lo que significa algo muy diferente que adaptarse a ello. Les dan a entender que existen otros espacios, físicos y psíquicos, frágiles y preciosos, donde se puede tender hacia esa armonía. Y que hay que preservarlos para que el mundo que llamamos real sea al menos un poco habitable.

Es también eso lo que aportan aquellas y aquellos que, por todas partes, inventan formas de intercambio alrededor de la literatura y las obras de arte, de manera muy viva, porque están convencidos de que no somos tan solo variables económicas. Por sus palabras, pero también por sus voces, su cuerpo, su encanto, su energía, hacen más deseable la apropiación de textos, de imágenes, de músicas, haciendo comprender a niños y adolescentes que, si lo desean, podrán abrevar todo lo que quieran en las obras en las que escritores o artistas han hablado de lo más profundo de la experiencia humana, de una forma estética. De ese modo se acercarán un poco más a eso que el mundo, y ellos mismos, tienen de desconocido.

Sin conocerse, esos promotores participan quizá de un mismo movimiento que une a mujeres y a hombres que desean vivir tiempos creativos y no ser reducidos al formato de la lógica productivista. Saben que para vivir, para pensar, para conversar con alegría, hay que tener un poco la cabeza en las nubes.

                                                      --o0o--

París, al final de la tarde. Llueve a cántaros. En la Porte dOrléans espero el tranvía mientras pienso en este libro que acabo de escribir. Cielo pesado, ciudad gris, transeúntes vestidos de negro, cada uno con su paraguas, empapado, el rostro triste de este invierno que no se termina. Llega el tranvía, la multitud se apresura para entrar y yo también. Frente a mí, en sentido contrario, un adolescente con jeans, zapatillas y auriculares en los oídos, mira algo detrás de mí. Cruzamos miradas, me sonríe y señala algo con el dedo, en el cielo. Me doy vuelta. Veo un arco iris completo, de colores intensos, en este cielo gris oscuro, por encima de la ciudad. Es muy hermoso, muy raro. Le sonrío a mi vez.

Tiene 16 años, yo cuento con 50 más, no tenemos nada en común, pero necesitó compartir lo que había visto, lo que lo había sorprendido, maravillado. Algunos minutos después, en el tranvía, lo veo, un poco más lejos, mirando hacia abajo, en sus pensamientos, en su música. No le agradecí. Jamás leerá estas páginas, pero se las dedico a él.
La autora.

Michèle Petit es una antropóloga francesa investigadora del Centro Nacional para la Investigación Científica de París. Trabaja sobre la lectura, la relación de niños y jóvenes con los libros, y el papel de las bibliotecas públicas en la lucha contra los procesos de exclusión. El texto adjunto es el epílogo a su libro Leer el mundo, Experiencias actuales de transmisión cultural, traducido y publicado por Fondo de Cultura Económica en 2015.

Wednesday, 20 June 2018

Fundamentos del libro álbum: una puerta a la modernidad
Quiénes son los profesores?
Más información acceda a:

Enlace aquí

Wednesday, 20 June 2018

Es uno de los más importantes autores de literatura infantil, y nos cuenta sus reflexiones y sobre los  procesos de escritura de sus libros..

Jairo Buitrago (1970) es un escritor colombiano que ha escrito algunos de los libros ilustrados más preciosos que uno puede encontrar entre los escaparates de la literatura infantil. Fue ganador del XI Concurso de Álbum Ilustrado “A la orilla del viento” del Fondo de Cultura Económica de México con el libro Camino a Casa (2008), obra incorporada en la Lista de Honor de The International Board on Books for Young People (IBBY). Su Eloísa y los bichos (2009) consiguió el premio White Raven de la Internationale Jugendbibliothek de Münich.

De la mano de varios ilustradores, entre ellos Rafael Yockteng, ha logrado concretar algunos libros que han sido utilizado incluso por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) en su campaña a favor de los niños que sufren situaciones de desplazamiento forzados o viven en refugio. Estuvo en Lima en estos días por la Feria Internacional del Libro 2016, y LaMula.pe tuvo la oportunidad de conversar con él un poco, acerca de su labor como escritor, sobre sus criterios de escritura e ilustración, la responsabilidad que tiene como creador de historias para niños, y los proyectos en los que está involucrado.

Revisando sobre lo que hay de usted en Internet, uno puede encontrar, por ejemplo, que alguno de sus trabajos están en Youtube.

¿Cómo ve o siente este hecho?

Eso tiene varias facetas que a las editoriales les molesta profundamente que pasen. Siento un poco que si alguien se toma el trabajo de subir tu libro, es parte de una promoción alternativa que se tiene con los libros, que no es tan ortodoxa como visitar escuelas, bibliotecas o hacer firma de libros. La gente por determinadas razones tiene otras maneras de promocionar los libros, y los libros ilustrados dan para mucho. A mí no me molesta.

Sí hay muchos autores que son bastante celosos con su trabajo. De hecho yo publiqué en una editorial alternativa, que se llama La valija de fuego, varios libros para niños y esa misma editorial tiene ciertos parámetros publicación como creative commons, es decir, ningún tipo de problemas con el copyright. Cuando yo cedo las ilustraciones sé que cualquiera las puede usar.


¿Tienes un método de trabajo con los ilustradores?
Sí, y es que yo también ilustro. Hago un storyboard: dibujo todo el libro antes. Muchas veces cuando reviso esos storyboard veo que a pesar de mis notorias falencias gráficas y debilidades, sí tengo un orden visual que quiero que el ilustrador haga.

Muchos me hacen caso y coincidimos y salen libros maravillosos; con otros se hace un trabajo más en solitario, pero trato de estar todo el tiempo pendiente del trabajo del ilustrador. Hay ilustradores muy famosos con los que he trabajado, y tienen su método, y pues lo que yo hago es dar sugerencias, las mismas sugerencias que puede hacer un editor.

¿Alguna vez un ilustrador le ha hecho una crítica o un comentario sobre su forma de trabajar con ellos?

No, porque también me gusta escoger gente con quien tenga cierta empatía. Yo noto, cuando me pongo a hojear libros como lector, que hay libros que en los que se nota muchísimo en los que el ilustrador y el escritor ni siquiera se cruzaron, ni conocieron. Se nota cosas por encargo: cuando el ilustrador está muy rígido ante un texto muy fuerte que seguramente el escritor no quiso cambiarle ni una coma.


En general, los libros ilustrados que yo hecho, y los que más me gustan, son aquellos en los que logré empatía con el ilustrador.

¿Qué es lo que le han enseñado todos estos años de autor?

Muchísimo. Me han enseñado a ser muy paciente, y, sobre todo, a reescribir. También a definir mis intereses futuros, porque siento que a veces los libros ilustrados se pueden quedar cortos frente a lo que yo quiero decir en otras historias. Ahora acabo de terminar una novela histórica, para el público juvenil, y que incluso va a tener ilustraciones, pero es otro proceso: tiene mucho más texto, se trabaja como una novela común y corriente a pesar de que tenga imágenes.

Se titula Los Irlandeses. Está ambientada en las guerra de Independencia en Colombia, en la Nueva Granada y Venezuela, durante una época bastante sangrienta del siglo XIX. Habla de estos mercenarios europeos que llegaron a pelear por la libertad aquí en América. Siento que este libro es un paso adelante: hacer otro tipo de historias, hacia otro tipo de lectores pero, al mismo tiempo, hacer cosas totalmente libres de complejidad.

Estoy interesado en hacer libros para bebés. No sé si estoy haciendo bien o mal al estar escribiendo estas obras y, al mismo tiempo, querer hacer libros mucho más sencillos, casi, a veces, rozando lo elemental, y que me interesa explorar. Así como ese tipo de lectores que son los más pequeñitos que sabemos, y está comprobado, que por supuesto leen y mucho. En este momento estoy en esa dualidad.

¿Qué tipo de lector piensa cuando escribe?
Últimamente me he acercado a los niños y ese proceso es inevitable, ellos son mis lectores. Ello me ha hecho modificar la visión que tenía de la libertad que tiene uno para escribir. Me siento ahora un poco más comprometido con ciertos temas y con ciertas formas de tratar esos temas al conocer más a los niños. Los libros para niños existen como género y en el mercado, y eso pesa mucho.

A veces las editoriales en el afán de hacer libros lindos o complejos, o que puedan ganar muchos premios, se olvidan realmente de que existe un lector que es mucho más simple de lo que muchos teóricos quieren hacer ver, y que a la vez entiende las complejidades de muchas historias.

Es difícil no sentirme responsable. Al mismo tiempo hay algo dentro de mi escritura que me hace ver como responsable frente a niños que se están formando. No solo como lectores, sino como público y conocedores del idioma audiovisual: se renuncia muchas veces a la literatura para darle espacio a lo visual y viceversa.

tomado del libro "eloísa y los bichos"


¿Cuál es el feedback o comentarios que dan los niños que le han leído?

En Eloísa y los bichos, por ejemplo, el tema es muy complejo: habla de una niña inmigrante en un país de bichos, donde no conoce el idioma y ni se reconoce físicamente con sus semejantes; aunque vemos que, al final del libro, ella se adapta felizmente como adulta, y eso quiere decir que lo logró. Me han comentado niños japoneses totalmente occidentalizados que se sienten muy raros dentro de su cultura y familia, hasta niños que han leído el libro siendo desplazados por la guerra en Centroamérica.

Acnur (La Agencia de la ONU para los Refugiados) utiliza Eloísa y los bichos en su campaña a favor de los niños que han sufrido desplazamientos forzados o que son refugiados. Son cosas de un nivel fuerte. También recibo otro tipo de cosas como 'este es mi libro favorito, porque me cambié de escuela', 'es mi libro favorito porque me cambié de barrio'. Recibo de todo. Con Camino a casa pasa igual, o niños que han perdido a su mamá o a su papá, que han tenido una pérdida. Y pasa también con los adultos.

Wednesday, 20 June 2018

Polifonía, editorial peruana especializada en libro infantil ilustrado, está presente en la 21° Feria Internacional del Libro de Lima (Parque Los Próceres de la Independencia). En el stand 96 podrán encontrar sus títulos junto al de otras destacadas editoriales infantiles como Pequeño Editor (Argentina), Amanuta (Chile) y Kalandraka (España).

 

 

ESTAS SON SUS NOVEDADES:

 

Historia de un payaso que no quería ser payaso (Polifonía) de Hugo Muñoz, “Pitillo”, con ilustraciones de Alberto Lama.

 

Se trata de un maravilloso cuento ilustrado que a través de la experiencia del reconocido payaso peruano “Pitillo”, nos acerca al mundo fascinante del circo y, claro está, de los payasos. A través de sus páginas veremos representados, gracias a las fascinantes ilustraciones de Alberto Lama, una serie de personajes cómicos de todos los tiempos como el gran Oleg Popov, Chaplin, Cantinflas, Buster Keaton, Filemón, Estúpido, entre otros. Todos ellos fuente de inspiración de un niño payaso, que a pesar de resistirse al oficio de la familia, descubrirá en esta vocación la mejor arma para combatir la enfermedad y la tristeza propia y ajena. Un cuento para compartir en familia.

 

payaso

 

Fecha de presentación: Viernes 22 de julio / 2:00 pm.

Auditorio José María Arguedas

 

 

Con la cabeza en las nubes (Pequeño editor) de Diego Bianki (Argentina)

 

Bajo la consigna “¿Qué ves en esa nube?”, ilustradores de todo el mundo dibujaron sobre fotos de nubes lo que su propia imaginación les dictaba. Este libro está compuesto por esos increíbles trabajos y por fotos “en blanco” para que el lector también pueda imaginar, pintar y soñar. Además, un apasionante informe científico totalmente ilustrado explica los misterios de este fenómeno atmosférico. Con la cabeza en las nubes retoma una actividad profundamente humana: soñar mirando el cielo.

 

Fecha de presentación:  Domingo 24 de julio/ 6:00 pm.

Teatrín La Casa de Cartón

 50311fef-46a1-4e2c-9cad-d9e6e5f548e2

 

La banda y Vamos a… (Polifonía) de Cocoretto. Board books para pre-lectores (de 0 a 5 años).  A través de estas breves narraciones gráficas los más pequeños de la casa podrán acercarse al libro como un juguete y un universo por descubrir.

 

La banda. Es una tarde tranquila hasta que un alboroto se desata. Sam toca la trompeta y el resto de la banda va apareciendo en cada página. El libro se llena de música a través de la presencia de los instrumentos y las onomatopeyas. Puercoespín toca el xilófono, Cocodrilo el acordeón, Conejo la pandereta… hasta que llega la noche y alguien pide silencio… ¡SSSHHHH!

portada la banda

En Vamos a… nos relatan las acciones cotidianas de un pequeño, desde que se levanta hasta que se acuesta y, en medio, hará lo que mejor saben hacer los niños: ¡jugar! Jugar a disfrazarse, jugar con los objetos de la casa, jugar a ser otro: mago, superhéroe, papá, pintor, pirata, estrella de rock…

 

vamos a

 

Las ilustraciones de ambos libros, hechas con trazos sencillos y colores vibrantes, están diseñadas para que el niño pueda leerlas fácilmente e identificarse con ellas. Los iniciará de una manera sutil en conceptos como el día y la noche, gracias al uso de los fondos blanco y negro, el sonido y el silencio, el elemento y el conjunto.

 

Fecha de presentación: Viernes 29 de julio / 6:00 pm

Teatrín La Casa de Cartón

 

Jugando con libros de Kalandraka (España) con la narradora Amy Young (Vía Libro)

 

Lectura animada de clásicos contemporáneos como ¿A qué sabe la luna? de Michael Grejniec y Donde viven los monstruos de Maurice Sendak.

 

libro

 Fecha de presentación: Domingo 24 de julio/ 3:00 pm.

Teatrín La Casa de Cartón

Wednesday, 20 June 2018

El jueves 21 de julio, a partir de las 3:00 p.m., la Casa de la Literatura Peruana (Jr. Áncash 207, Centro Histórico de Lima) presentará tres experiencias de promoción de la lectura y literatura infantil con la participación del docente y escritor colombiano Luis Fernando Macías, del Centro de Documentación e Información de Literatura Infantil (CEDILI) y la escritora colombiana Yolanda Reyes, fundadora del proyecto Espantapájaros e invitada a la Feria Internacional del Libro de Lima. Ingreso libre.

 

El rol del promotor de lectura desde la infancia

A las 3:00 p.m., Luis Fernando Macías, profesor del área de Literatura de la Universidad de Antioquia (Colombia), además de autor obras infantiles y editor, dictará una charla dirigida a docentes y mediadores de lectura sobre su experiencia de promoción de la lectura en su país.

 

Lecturas compartidas con CEDILI IBBY PERÚ

A las 5:00 p.m., en la Sala de Literatura Infantil Cota Carvallo, como parte del ciclo Lecturas compartidas: intercambio de experiencias de mediación lectora se presentará el proyecto La magia de la lectura, desarrollado por el Centro de Documentación e Información de Literatura Infantil (CEDILI IBBY PERÚ) con el respaldo de la Fundación IBBY Yamada de Japón. CEDILI IBBY Perú es una reconocida organización que promueve y apoya proyectos de lectura en diversas regiones del país.

La encargada de presentar la propuesta será  Gilda Chang, licenciada en Educación Inicial y socia colaboradora de IBBY Perú, quien compartirá la experiencia de su organización en la Institución Educativa N° 6100 Santa María Reyna, perteneciente al poblado rural Quebrada Verde del distrito d Pachacamac. Dicho proyecto busca promover la lectura y la creación literaria por medio de la buena gestión de bibliotecas de aula.

 

Espantapájaros: experiencia de lectura en la primera infancia

A las 7:30 p.m.,  en la exposición Intensidad y Altura de la literatura peruana, la escritora y educadora colombiana Yolanda Reyes compartirá la experiencia de Espantapájaros, proyecto cultural de animación a la lectura y expresión artística que propicia el encuentro creativo con la literatura y el arte. En 1988, en Bogotá, Colombia, nació la librería especializada en literatura infantil, a partir de esta se desarrolló una revista (1989), después se abrieron los programas de formación de lectores y en 1992 se dio inicio al jardín inicial. Espantapájaros ha desarrollado una experiencia emblemática en Latinoamérica de promoción de la lectura en la primera infancia con la creación de una Bebeteca, espacio de biblioteca especialmente hecho para bebés.

Estas charlas están dirigidas especialmente a docentes, bibliotecarios, mediadores de lectura, estudiantes de educación, padres de familia y público en general.